domingo, 25 de octubre de 2009

Travesía vital

”La vida no se trata de cómo sobrevivir a una tempestad, sino cómo bailar bajo la lluvia”.

Anónimo

20 comentarios:

  1. Claro:
    a mal tiempo buena cara.

    un gusto comentarte

    mario

    ResponderEliminar
  2. Pues, sí, Mario. Y mejor bailar bajo la lluvia que las tempestades en la vida; mucho mejor la calma.

    Me alegro que te guste. Gracias por la visita.

    Un abrazo,

    Margarita

    ResponderEliminar
  3. Beautiful and lovely shot !! Nice post !! Thanks for sharing..Unseen Rajasthan

    ResponderEliminar
  4. Hola Margarita
    Preciosos colores. Me encantan las imágenes de barcas, me resultan poéticas…
    Ahora que lo pienso, me gustan las imágenes de ancianos, de ladrillos, de tejados, y de otras tantas cosas pero los caballos no me son atractivos. Tendré que ir al psicólogo para que me explique jajaja.
    Bue yo vengo a charlar porque no sé de técnicas fotográficas, así que “ramifico” el tema.
    Un beso
    Que tengas una linda semana.

    ResponderEliminar
  5. Olá Margarita, bela fotografia...belas palavras...Espectacular....
    Um abraço

    ResponderEliminar
  6. Hola, Margarita. Bonita y esperanzadora frase la que acompaña a la imagen. Hay que bailar bajo la tempestad sin rendirse a ella.
    La barca tiene un precioso colorido
    Al verla me pregunté lo mismo que Remedios Amaya en el festival de Eurovisión: ¿Quién maneja la barca?
    Ya me gustaría tener una así(Colgada a estribor de un yate de treinta metros de eslora)
    Besos fuerte, amiga, y a ver si escribes algo.

    ResponderEliminar
  7. Cuando una imagen va acompañada de un sentimiento impreso se graba en la retina para permanecer inalterable en el tiempo.

    Preciosa imagen muy bien acompañada.

    Gracias por tus amable visita, siempre es un placer :)

    Saludiños

    ResponderEliminar
  8. ya me daría yo una vuelta con la barca, con lo que me gusta el mar.
    Un abrazo.
    Hermosa foto

    ResponderEliminar
  9. Hola, Unseen, Me alegro que te guste esta entrada y el encuadre de la foto. Para eso estamos en los blog, para compartir, como lo haces tú con esas fotos preciosas que tienes en el tuyo. Gracias por la visita.

    Un abrazo,

    Margarita

    ResponderEliminar
  10. Viv, y a mí, también me encantan todo lo que sean barquitos pequeños de pesca, sus aparejos, las redes, todo tiene ese saborcillo, aiss.

    ¿Los caballos, no? Ay, pues es extraño, son de los preferidos de la mayoría, sí, claro, no creo que sea tan grave como para salir corriendo al psicólogo, pero algo raro sí es, jaja.

    Pues encantada de estas charlas, amiga, porque yo tampoco entiendo de técnicas fotográficas, ya me gustaría, eso son palabras mayores. Con dominar la luz, fíjate que me conformaría, qué importante es…Ahora verlas y “enfotar” me gusta desde que tengo uso de razón, si es que tengo alguna, jaja.

    Gracias por la visita y un besote,

    Margarita

    ResponderEliminar
  11. Hola, Fernando, ¡ah, gracias! Me alegro que te haya gustado todo el conjunto. Gracias por la visita y el comentario.

    Un abrazo,

    Margarita

    ResponderEliminar
  12. Hola, Juan. Es cierto, no hay que rendirse, porque la vida nos pone muchas tempestades en el camino, aunque a veces resulta durillo, siempre para adelante.

    Había un montón de barcas todas en hileras, en la playa de Tossa de Mar, al pie de un castillo, frente al mar. Otro día subo esa foto. Es un lugar hermoso de verdad. Las barquitas pesqueras siempre me han gustado mucho.

    Uy Remedios Amaya, qué tiempos, ¿dónde se le habrá quedado la barca?

    Jajaja, así cualquiera, pues no sé qué decirte con qué me quedaría…Aparte que navegar me da bastante yuyu, yo pisando tierra firme.

    “Ya me gustaría tener una así(Colgada a estribor de un yate de treinta metros de eslora)”

    Un beso, y gracias por los ánimos,

    Margarita

    ResponderEliminar
  13. Hola, Merce. Bienvenida a mi casa. Qué bonito lo que dices de la unión de imagen y palabra. Gracias. Me alegro que te haya gustado la entrada.

    Tienes un blog que es una delicia para la vista; son unas fotos muy buenas, es un gusto. regresa cuando quieras.

    un abrazo,

    margarita

    ResponderEliminar
  14. Hola, Santiago. A mí también me gusta el mar, pero más desde la orilla, ¿ves? Aunque me encantan las barcas y todo lo que está relacionado con el mar. Me alegro que te haya gustado la foto.

    Gracias por la visita y regresa cuando quieras.

    Un abrazo,

    Margarita

    ResponderEliminar
  15. Hola:

    Que bonito objetivo tienes, colores e imagenes preciosos.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  16. precioso de veras...

    me qedo tiempomirandola porque me himnotiza esta vista...

    abrazos

    ResponderEliminar
  17. Muchas gracias, José. Bueno, la verdad, es que me yo me quedé maravillada de ese espectáculo con las barcas, claro que a mí todo lo que tiene que ver con las barcas pesqueras me encanta, las redes y todos los aparejos. Así que disfruté mucho haciéndoles fotos, fue un buen día.

    Un abrazo,

    Margarita

    ResponderEliminar
  18. Margarita: ¡Excelente foto! Transporta. Invita a abandonarlo todo. Yo la llamaría "La gran tentación". De veras. Lamento no haber pasado antes. Es... una imagen cuya visualización es muy fuerte. Y por ende, domina, invita, seduce y sugiere precios. La frase escogida no puede ser más acertada.

    Mis plácemes. Una belleza lo que nos regalas desde las "Vistas desde mi Objetivo". Poderosa, mansa y determinante imangen. Que Neptuno te acompañe. Jaja.

    Nada. Una belleza de fotografía y un fuerte mensaje de denuncia.

    GENIAL. Más oportuno, imposible.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Bienvenido Serge. Me alegro que te gusten mis “objetivos” :). Pasaré a devolverte la visita y regresa cuando quieras. Gracias a ti, por dejar tu parecer.

    Un abrazo,

    Margarita

    ResponderEliminar
  20. Así que cambiándome el título, Mónica, “La gran tentación”,umm, lo pensaré, che, no suena mal. Desde el color del agua lo era. Despreocúpate, sé que andas muy ocupada y no hay que fichar, pásate cuando puedas y quieras, ya sabes que yo estaré encantada de recibirte en mi casa.

    Ay, no quiero ponerte los dientes largos, amiga, pero lo fuerte era estar allí contemplando esas barcas, el castillitos a pie de playa y ese intensidad del mar, y, encima sintiendo la caricia suave del sol, después de comer en una terracita, jajaja.

    Pues, ná, ¡consagrémonos a Neptuno o a Tritón, que lo mismo da, jajaja!

    “Que Neptuno te acompañe. Jaja”

    Me encanta que te guste la imagen, aunque ya lo sospechaba conociéndote, y la cita.

    Un besote grande,

    Marisol

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y por dejarme tu opinión. Ellas son las que dan sentido a este blog :)