miércoles, 9 de junio de 2010

El Árbol de la Vida

Tomada en las Tablas de Daimiel


"Los árboles son santuarios. Quien sabe hablar con ellos, quien sabe escucharles, aprende la verdad. No predican doctrinas y recetas, predican, indiferentes al detalle, la ley primitiva de la vida".

Hermann Hesse


“Aquel árbol que nos mira...
Fue testigo del dulzor...
De tus besos y los míos
¡De suspiros y de ardor...!
.
Del cariño que brindamos,
de quimeras, de placer...
¡Quien pudiera retornar!
¡Quien pudiera allí volver!”

Asun “El ave peregrina


40 comentarios:

  1. Hermoso árbol Margarita, son parte de nuestro pasado,con cariño te escribo esta poesía, en ella reflejo a mis padres.


    Aquel árbol que nos mira...
    Nos recuerda aquel ayer
    en sus ramas el esconde…
    ¡Nuestro puro y gran querer!

    Aquel árbol que nos mira...
    Fue testigo del dulzor...
    De tus besos y los míos
    ¡De suspiros y de ardor...!

    Del cariño que brindamos,
    de quimeras, de placer...
    ¡Quien pudiera retornar!
    ¡Quien pudiera allí volver!

    Hoy aquí los dos estamos...
    Reviviendo aquel ayer...
    ¡Al cielo le damos gracias!
    Por un nuevo amanecer.

    Un placer pasar por tu blog.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Los arboles nos enseñan siempre las mormas simples de la vida.

    bellas foto y palabras que la acompañan.

    un gusto pasar por aquí.

    mario

    ResponderEliminar
  3. Hola, Asun. No sé qué decirte. Me has dejado impresionada por tan hermosa poesía. Me encanta. Tanto, que con tu permiso voy a subir unas estrofas a la entrada. Me parece precioso homenaje a tus padres. ¡Gracias! Por compartirlo en mi blog. Me emocionó.

    Un beso grande,

    Margarita

    ResponderEliminar
  4. Preciosa imagen del arbol, y que viva muchos años.
    Saludos y abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Hermoso árbol,hermoso colores :)

    ResponderEliminar

  6. Al pie del árbol se sientan muchos, unos toman la sombra otros el fruto.
    Siempre me ha gustado este proverbio.
    Mi árbol es el haya. Tiene toda la humedad que debieran beber la Tablas de Daimiel ¡que secas estaban cuando las vi!

    un beso

    CristalRasgado & LaMiradaAusente
    ________________________________

    ResponderEliminar
  7. Entre mis poemas tengo algunos dedicados a los árboles. Tu hermosa foto me ha recordado este:

    Allí estaba el árbol
    bajo el que estuvimos unidos.
    Mas no tenía hojas, ni daba sombra.
    Seco iba el río...

    Y sobre el tronco,
    dos corazones unidos,
    grabados hace tiempo
    con tu nombre y con el mío.

    ResponderEliminar
  8. Precisoa la imagen que nos ofreces Margarita, cuantas cosas debe haber obesrvado en un lugar tan privilegiado, un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Muy bonito texto con un consejo del que tomo nota. Podrían aplicarse el cuento los que han estado a punto de permitir que perdamos el gran tesoro natural que es Las Tablas de Daimiel.

    ResponderEliminar
  10. Que bonito y placentero es abrazarse a ellos, este es precioso.

    Muy bonito.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. "Y plantó Dios un árbol en el centro del Edén..." Génesis 2, 9.

    Maravilloso, dan ganas de sentarse bajo él y alimentarse de su sombra.

    Un beso, guapa.

    ResponderEliminar
  12. Mario, es cierto, en las cosas sencillas de la vida está lo mejor. Me alegro que te haya gustado. El placer es contar con tus visitas, amigo.

    Un abrazo,

    Margarita

    ResponderEliminar
  13. Pues, ojalá que lo cuiden por muchos años. La foto la tomé en Las Tablas de Daimiel y es un lugar precioso.

    Un abrazo,

    Margarita

    ResponderEliminar
  14. Me alegro que te guste, Espresso. Gracias por pasar.

    Un abrazo,

    Margarita

    ResponderEliminar
  15. Ah, y es bien cierto y simpático. Y a leer, también muchos se echan a leer, y a hacer la siesta, jaja. Este año estaban bien, imagino que será por todo lo que ha llovido. El haya es un árbol precioso, todos lo son, pero para mí el sauce tiene algo mágico.

    Un beso,

    Margarita

    ResponderEliminar
  16. Juan, hermosas estrofas, muy románticas y nostálgicas, recuerdo ese poema, y otros, uno sobre un árbol viejo y una paloma, precioso también. Pues en otra foto que suba de árboles, con tu permiso, subiré alguna estrofa de tus poemas.

    Un beso, amigo,

    Margarita

    ResponderEliminar
  17. Paco, la verdad es que muchas, es un lugar hermoso que te transmite paz; se convierte en un paseo delicioso.

    Un abrazo grande,

    Margarita

    ResponderEliminar
  18. Pues hubiera sido una lamentable pérdida, Mario. Es un lugar hermoso y tranquilo que invita al paseo y un estímulo para los sentidos. Me alegro que te gustase el conjunto.

    Un abrazo,

    Margarita

    ResponderEliminar
  19. Mª Angeles y Jose, la verdad es que me llamó la atención, porque me pareció perfecto, la colocación de las ramas, la planta que tenía a medio florecer, etc; vamos que me enamoró, pero no lo abracé, me han dicho que es curativo. La próxima vez lo probaré.

    Un besote,

    Margarita

    ResponderEliminar
  20. Ana, ah, la Biblia el libro de libros cargado de citas atrayentes y de misterios; un libro la mar de interesante, para estudiar con lupa, jeje. Pues sí, y a contemplar el paisaje tan ricamente a la fresca.

    Un besazo,

    Margarita

    ResponderEliminar
  21. Hola Margarita,
    Me gusta mucho esta foto parece una pintura, tienes una habilidad especila para tratar el color, impactante y natural.
    Que puedo decirte de los arboles,mas que la materia de la que estamos hecho proviene de los arboles, de la tierra del agua y de todo lo que ya existia, suena a Avatar pero es ciert0:D
    Un beso

    ResponderEliminar
  22. Bela fotografia...belo texto...Esapectacular....
    Um abraço

    ResponderEliminar
  23. Bonita imagen, bello encuadre del árbol en un paisaje ideal y hermosas palabras que lo arropan.
    Espero te guste la Plegaria del Árbol que se encuentra en nuestro parque Rosalía de Castro para quien la quiera leer, la imagen te la envio por correo.


    PLEGARIA DEL ÁRBOL
    Tú que pasas y levantas, contra mí tu brazo, que inconsciente me zarandeas, antes de hacerme daño, mírame bien. Yo soy el armazón de tu cuna, la madera de tu barca, la tabla de tu mesa, la puerta de tu casa, la viga que sostiene tu techo, la cama en que descansas. Yo soy el mango de tu herramienta, el bastón de tu vejez, el mástil de tus ilusiones y esperanzas. Yo soy el fruto que te nutre y calma tu sed, la sombra bienhechora que te cobija, contra los ardores del sol, el refugio bondadoso de los pájaros, que alegran con su canto sus horas, y que limpian tus campos de insectos. Yo soy la hermosura del paisaje, el encanto de tu huerta, la señal de la montaña, el líndero del camino. Yo soy el calor de tu hogar en las noches largas y frías del invierno, el perfume que embalsama a todas horas, el aire que respiramos, el oxígeno que vivifica tu sangre, la salud de tu cuerpo y la alegría de tu alma; Y hasta el fin, Yo soy el ataúd, que te acompaña al seno de la tierra, por todo eso, Tú me miras, tú me plantaste por tu mano, tu me diste el ser y, puedes llamarme hijo... Óyeme bien, mírame bien... ¡Y no me hagas daño!

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  24. Hermoso árbol y sabia decisión acompañarla de tan bella poesía.

    Felicidades a las dos

    ResponderEliminar
  25. Que frase tan buena para hacer hablar a tu fotografía. Excelente,
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. José Sousa19/6/10 15:56

    Olá... encontrei este blog e gostei muito do blog e do que aborda. Vou segui-lo, faça o mesmo com os meus.
    www.queriaserselvagem.blogspot.com
    www.congulolundo.blogspot.com

    Um abraço e saude.

    ResponderEliminar
  27. El árbol junto al río... precioso.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Pero que fotos haces!! madre mía.
    Esta es preciosa, bueno todas lo son.
    Te dejo un besazo y te deseo feliz verano. Besos.

    ResponderEliminar
  29. Hola Johnny. Ah, mil gracias. Pues no sé, siempre es complicado saber dónde se te va la mano o se queda corta, así que me alegro que te guste. Me encanta tu reflexión, y lo de “Avatar”, me encantó esta película. Y, pienso, que debajo de tanto y tan maravillosos efectos especiales, imaginación, color, etc, hay un mensaje más profundo, entregado con un bonito envoltorio, y mucho de la filosofía de los indios: el respeto por la naturaleza y los demás seres vivos, la manera en que viven la espiritualidad y el sentido de grupo que tienen; hay mucha tela que cortar en esa pelí. Y la otra parte, la de los invasores, que son capaces de destruir todo eso, y a sus gentes, por el interés de un mineral, bueno, del dinero que les reporta dicho mineral. Vaya, que si se quiere se sacan muchas similitudes, ¿no? Se nota que me gusto, jaja. Gracias por la visita tan amena e interesante.

    Un beso,

    Margarita

    ResponderEliminar
  30. Hola Fernando. Qué bueno que te haya agradado el conjunto. Gracias por la visita.

    Un beso,

    Margarita

    ResponderEliminar
  31. Sabela, gracias mil por esa plegaria; es hermosa. Y por la foto que me enviaste. Me encanta lo que dice, la idea de dotar de voz al árbol y ese reclamo entre dolido y tierno, y, resulta que tiene más razón que un santo. Deberíamos considerar mucho más a la naturaleza, pero vivimos pensando que somos eternos, que todo nos pertenece y que siempre estará ahí para nuestro uso y disfrute, cuando, al contrario, si no se cuida podemos acabar con la naturaleza; somos una especie inconsciente, a pesar de lo del raciocinio, parece que en algunos asuntos de poco nos sirve, jeje.

    Tengo pensado en hacer alguna pequeña reforma en el blog y estoy pensando en poner la plegaria junto a la foto en el lateral. Gracias por dárnosla a conocer.

    Un beso,

    Margarita

    ResponderEliminar
  32. Hola Begoña. Sí, ha sido todo una sorpresa esa hermosa poesía de Asun. Cuando abrí el primer comentario no me espera un regalo así; te emociona. Gracias por la visita.

    Un abrazo grande,

    Margarita

    ResponderEliminar
  33. Hola, Ángel. Me alegro que te guste la frase, y que te parezca que hace hablar a la foto, ¡qué bonito!, gracias por tus palabras.

    Un abrazo grande,

    Margarita

    ResponderEliminar
  34. Hola, José. Me alegro que la visita te haya resultado grata. Por supuesto, regresa cuando quieras. Eché un vistazo rápido por tus blogs, entraré con más tiempo como se merece, seguro. Se agradece.

    Un abrazo,

    Margarita

    ResponderEliminar
  35. Hola Hiperión, Era el único que estaba separado de los demás, y tan perfecto, al menos a mí me lo parece, tan colocadas sus ramas, parecía estar pidiendo que lo fotografíen, jeje. Gracias por la visita.

    Un abrazo grande,

    Margarita

    ResponderEliminar
  36. Hola Marie. Me alegro que te gusten los colores, esta vez no lo tenía muy claro la intensidad del color, así que gracias por tu comentario.

    Un abrazo,

    Margarita

    ResponderEliminar
  37. Hola, Nieves. Ay, muchas gracias, me voy a poner colorá :). Me alegro que te gusten mis fotos, siempre es un gusto recibirte en mi casa. Lo mismo te deseo, a disfrutar del buen tiempo.

    Un besazo,

    Margarita

    ResponderEliminar
  38. Margarita, llevaba días sin pasar por tu blog y me había perdido las tres últimas fotos. Te dejo el comentario en esta porque me gustó no sólo la foto sino el texto de Herman Hesse. Gracias por compartir con nosotros tanta belleza.
    Un abrazo
    Conchi

    ResponderEliminar
  39. Conchi, se me había olvidado contestar, disculpa. No te preocupes, ya sé cómo va eso, a veces no se tienen ganas ni energías para nada, amiga. La verdad es que me impresionaron sus palabras, las conocí gracias a otro bloggero y me parecieron adecuadas para la foto. Gracias a ti.

    Un beso,

    Margarita

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y por dejarme tu opinión. Ellas son las que dan sentido a este blog :)